Indalofértil Calcio EDTA - Indaloblanc
17087
product-template-default,single,single-product,postid-17087,cookies-not-set,qode-listing-1.0,qode-social-login-1.0,qode-news-1.0,qode-quick-links-1.0,qode-restaurant-1.0,woocommerce,woocommerce-page,woocommerce-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,columns-3,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-12.0,qode-theme-bridge,bridge-child,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.2,vc_responsive
 

Tienda

Indalofértil Calcio EDTA

Categoría:
Descripción

INDALOFÉRTIL® CALCIO EDTA es un abono hidrosoluble para fertirrigación, en soluciones nutritivas y en sustratos hidropónicos.


INDALOFÉRTIL® CALCIO EDTA es un producto vigorizante y preventivo, reparador de las deficiencias de calcio, sin nitratos ni cloruros. Está indicado para periodos de mayor crecimiento y desarrollo, siendo absorbido con rapidez hacia los órganos vegetales con mayor actividad y demanda de nutrientes fortaleciendo los tejidos vegetales, ya que actúa directamente en la formación y compactación de la membrana celular vegetal. El calcio también actúa como activador y regulador de algunas enzimas y estimula el desarrollo de hojas y raíces.


El calcio debe a su vez ser considerado elemento esencial en la fertilidad de los suelos. El calcio no es móvil en la planta por lo que su deficiencia se pone de manifiesto en los tejidos jóvenes y en las zonas meristemáticas de raíces, tallos y hojas. Se producen clorosis y, posterior, necrosis en los bordes de las hojas, así como malformaciones en los frutos y acortamiento en las raíces. La carencia de oxígeno (suelos encharcados) dificulta la asimilación del calcio a través de las raíces. Asimismo, la carencia de boro también reduce el trasporte del calcio desde las raíces a los meristemos apicales. Es por ello que se recomienda utilizar INDALOFÉRTIL® CALCIO EDTA en épocas de lluvias y aplicarlo o alternarlo con INDALOFÉRTIL® BORO.


INDALOFÉRTIL® CALCIO EDTA puede ser utilizado como fuente de calcio en cualquier momento del ciclo biológico del cultivo, por vía foliar y radical. Se aconseja realizar el primer tratamiento al comienzo del ciclo vegetativo. Una vez cuajado el fruto se recomienda aplicarlo para suplir las demandas cálcicas de este.